Probióticos, prebióticos y lupus

Aunque los resultados son prometedores, es necesario realizar más estudios y un ensayo clínico que puedan demostrar la eficacia real de los probióticos en pacientes con lupus.

Hace tiempo ya leíamos en los medios que los estudios demuestran que la flora bacteriana intestinal es diferente en los pacientes de lupus. Esta semana se ha publicado un nuevo estudio, realizado a partir de éste, en el que se sugiere la posibilidad de corregir el desequilibrio inmunológico de estos pacientes al realizar cambios en la flora bacteriana.

Profundizando en el artículo podemos leer que la evidencia científica sugiere que la composición de la microbiota intestinal afecta a la diferenciación de las células inmunes presentes en el tejido linfoide asociado al tubo digestivo (o, por sus siglas en inglés, GALT).

Esto, en palabras simples, significa que el análisis de nuestras bacterias intestinales revela que existe una relación entre los niveles de ciertas bacterias y el comportamiento de nuestro sistema inmune.

Hemos enviado el estudio, publicado en la revista Nature, al Dr. Pleguezuelo para que responda a las preguntas que muchos se están haciendo en redes sociales.

Dr., ¿qué es la microbiota intestinal?

Es el repertorio de bacterias que conviven con nosotros adheridas a las mucosas, en este caso, la mucosa intestinal. Aunque en la mayoría de ocasiones hablamos acerca de bacterias, también pueden residir otros tipos de microorganismos como hongos e incluso, virus.

¿Cuál es la función de las bacterias en el intestino?

Es una relación de beneficio mutuo. Las bacterias nos ayudan en la asimilación de nutrientes y la generación de energía y ellas obtienen un nicho seguro en el que establecerse. El sistema inmune es un conjunto de órganos y células que se distribuye y actúa tanto en el medio interno como en el medio externo, siendo el encargado de eliminar las bacterias potencialmente perjudiciales y de respetar aquellas que nos resultan beneficiosas. Esta tarea no es sencilla, estableciéndose un equilibrio inestable en el que continuamente las bacterias tienen que pedir permiso para establecerse sin ser agredidas y las células del sistema inmune ser educadas para respetarlas o eliminarlas en función de múltiples estímulos.

¿Cómo se produce la alteración de la microbiota?

Es conocido que la diversidad de especies bacterianas que contienen nuestras mucosas puede alterarse con la dieta, la administración de antibióticos y tras intervenciones quirúrgicas. También algunas enfermedades intestinales, hepáticas e infecciones pueden modificarla.

¿Cómo afecta, según el estudio, a los pacientes con lupus?

El estudio se realiza sobre las conclusiones de un trabajo previo en el que los autores observan un cambio en la proporción de diferentes bacterias en las heces de pacientes con lupus con respecto a personas sanas. Partiendo de esta premisa y de la posibilidad de que el entrenamiento de las células del sistema inmune en las mucosas pudiera exportarse y tener efecto más allá del propio intestino, el grupo de investigación propone un estudio invitro que analiza el comportamiento de las células inmunitarias para intentar averiguar si el cambio en la diversidad de bacterias podría sostener o potenciar el estado de activación del sistema inmune característico del lupus.

¿Significa eso que el lupus lo provoca una bacteria?

No, significaría que la respuesta inmune frente a las bacterias alojadas en el intestino podría influenciar la actividad inmunitaria en órganos distantes y también la relacionada con la enfermedad.

¿Es posible combatir esta alteración tomando probióticos o prebióticos? ¿Mejoraría eso el lupus? ¿Lo curaría?

Es una hipótesis de trabajo que los autores sugieren a la vista de sus resultados y los obtenidos en otras enfermedades. Sin embargo el estudio no ha sido diseñado para comprobar el efecto de la suplementación de la dieta con determinadas especies bacterianas en pacientes con lupus ni puede extraerse una conclusión en este sentido. Así, es importante señalar que atendiendo a los resultados de este estudio, ningún paciente debería realizar cambios en su medicación prescrita, haya decidido o no suplementar su dieta con probióticos.

¿En qué alimentos de pueden encontrar los probióticos y prebióticos?

Los probióticos son productos suplementarios a la dieta normal que contienen especies bacterianas conocidas como comensales y beneficiosas. Los más extendidos y conocidos son los lácteos, entre ellos los yogures, aunque en los últimos años han proliferado las variedades y los contenidos. Los prebióticos son moléculas no suelen digerirse y que favorecen el desarrollo de ciertas bacterias, es decir, son alimento para las bacterias del intestino. Podemos encontrarlas en vegetales y de forma artificial, añadidas también a yogures y cereales.

¿Qué opinión le merece el estudio? ¿Qué podemos esperar para el futuro en relación a este tema?

Es un estudio laborioso que resulta muy interesante desde el punto de vista científico pero cuyos resultados no permiten establecer relaciones fuertes entre el tipo predominante de respuesta inmune: inflamatoria o de contención que se observa invitro, con la diferente microbiota de los pacientes con lupus y de los controles sanos. Por otra parte, la suplementación con bacterias que se conocen como estimulantes de las respuestas de contención o reguladoras, interesantes en lupus y otras enfermedades autoinmunes, arroja resultados controvertidos, que requieren una mayor profundización y un diseño diferente de estudios para sugerir su utilidad en la práctica clínica real.

Gracias, Doctor! Tras esta magnífica explicación, sin duda acudiremos más a usted!!!

 Pregunta a tu médico siempre que tengas dudas.

Y, sobre todo,

nunca dejes ni sustituyas tu medicación sin consultarle.

Consulta las fuentes originales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*