¿Qué son los rayos ultravioleta?

La exposición a la radiación ultravioleta (UV) es uno de los factores de riesgo en personas con lupus. Si nos exponemos a este tipo de radiación pueden empeorar nuestros síntomas, el lupus se puede activar y podemos tener un brote.

Pero tranquilidad!!! Porque, además de explicaros lo que son este tipo de rayos UV os vamos a contar cómo protegernos bien 😉 . Comenzamos?

¿Qué es la radiación UV y cuántos tipos hay?

Es lo que forma los rayos solares. Hay varios tipos principales, que son los que vamos a ver:

  • UVA

Son los culpables de esas arruguitas que tan poco nos gustan y de otros daños en la piel a largo plazo.

  • UVB

Es el tipo de radiación que puede provocar daños en el ADN de nuestras células. Este daño es importante porque es en el ADN donde está toda la información que las células necesitan para saber cuándo y cómo tienen que actuar. Este tipo de radiación es el que nos provoca las quemaduras solares que esperamos todos evitemos a toda costa, tengamos lupus o no!

  • UVC

Es la más dañina de todos los tipos, pero la frena la capa de ozono, por lo que no nos llega. Por eso es tan importante proteger el medio ambiente!

Si te preguntas cuál es la que nos puede hacer daño a los pacientes de lupus, la respuesta es: todas.

 

¿De dónde procede la luz UV?

En su mayoría procede del sol (de ahí que nuestros médicos hagan tanto hincapié en que nos protejamos bien bien de la luz). Además, podemos encontrar radiación UV en las camas bronceadoras, algunas máquinas de secado de uñas (preguntad en vuestro centro de estética) y en algunas bombillas como los fluorescentes de las oficinas.

Hablad con vuestros médicos o preguntadnos a nosotros, pero evitad el uso de camas bronceadoras. Algunos pacientes nos han comentado que en los centros de belleza las anuncian como libres de rayos UV, pero esto NO ES ASÍ.

Si quieres lucir una piel morenita y segura, puedes optar por las cremas hidratantes con color o el bronceado de azúcar de caña.

Mitos del sol y la luz ultravioleta

  • “Los días nublados no hace falta protegernos”

Falso! Si bien es cierto que algunas formaciones nubosas bloquean a algunos rayos UV del sol, otros pueden hacer que la radiación UV sea mayor.

Conclusión: los rayos UV pueden atravesar las nubes, por lo que es importante protegernos también los días nublados.

  • “Si llevo una sombrilla no hace falta ponerme crema”

Falso! ¿Sabías que los rayos UV se reflejan en el pavimento, la arena, el agua y en muchas otras superficies? En la nieve se refleja hasta un 80%!

Conclusión: lleva gorro de ala ancha, sobrilla o lo que prefieras, pero jamás olvides tu crema de protección solar.

  • “Mi crema es resistente al agua. No hace falta que la renueve”

Falso! No existe ninguna crema de protección solar resistente al agua. Digan lo que digan los anuncios de la tele, la crema se debe renovar tras bañarnos, sudar o secarnos con la toalla. Es importante!

Conclusión: no te creas todo lo que dicen los anuncios y pregunta a tu especialista.

¿Cómo me debo proteger?

Ya te lo contamos todo en el artículo “Disfruta este verano con salud“, que te recomendamos leas y sigas 😉 .

Seguiremos hablando sobre la luz ultravioleta.

Agradecimientos:

Mil gracias al Dr. Ramos Casals por orientarnos en la correcta redacción de este artículo y proveernos de fuentes fiables.

Fuentes:

– Asociación Americana de Cáncer: “¿Qué es la radiación UV?

 

Cómo puntúas este artículo?
[Total: 0 Media: 0]

Deja un comentario